¿Cómo estar a la delantera?

 

 

 

 

 

 

 

 

Para quienes desean adelantarse y avanzar en su trabajo, estar a la delantera es una fuerza que nos destaca del resto. Ciertamente, pasar inadvertido, sin grandes proyectos, cuando la industria va en la dirección opuesta, no traerá ningún dividendo. Hoy el mercado laboral evoluciona, las tendencias cambian y los clientes tienen nuevas necesidades. Estar a la delantera nos da autoridad, poder decisional y una ventaja competitiva, no sólo en nuestro lugar de trabajo, sino también en nuestro campo de desarrollo.

Ahora bien, el estar a la delantera no es gratis. Nos exige mucha disciplina y muchos desvelos, explorando más allá de nuestras fronteras, pues el mercado laboral se ha vuelto mucho más competitivo, nos exige pensar en forma crítica, actuar proactivamente, ser autovalentes y darnos cuenta dónde y cuándo llegar con soluciones creativas e innovadores en nuestro lugar de trabajo.

Así, no sólo seremos reconocidos como profesionales competentes, sino que como colaboradores invaluables, lo cual nos da mucho poder de negociación y nos abre muchas oportunidades, tanto a nivel nacional como internacional. En base a mi propio crecimiento profesional, propongo las siguientes estrategias:

Sé un profesional confiable – Esto te exige seguir las normas y no depender de intermediarios (tú con tus propios recursos). Las personas confiables se constituyen en activos apreciados para cualquier industria. También te exige no esparcir, ni ser parte de rumores y enfrentar los eventuales conflictos laborales, con herramientas propias. Este atributo también te exige estar presente, cuando hay que colaborar, sin esperar a que alguien te lo pida.

Adicionalmente, demostrar interés en lo qué está pasando en tu equipo y tener la disposición para colaborar, te ayuda tremendamente a estar a la delantera. En esta misma línea, compartir nuevos aprendizajes en el momento preciso, impresiona a todos, tanto a colegas como a superiores.

No temas a compartir tus ideas – Si tienes nuevas ideas, compártelas. Nuevamente, siempre habrán espacios y momentos para compartir dichas ideas, pero, si quieres ser reconocido y no pasar como un trabajador más, debes compartirlas. Por ejemplo, si tienes grandes ideas para resolver algún problema o un proyecto innovador factible de implementar, compártelas, de manera profesional, con mucha evidencia y datos duros. De este modo, tus ideas convencerán y tú brillarás como un recurso humano invaluable, que resulta caro dejar partir.

Si encuentras detractores, no te amilanes, no pares y sigue insistiendo, pues las buenas ideas siempre se impondrán. De hecho, mi experiencia laboral está colmada de buenas ideas e innovaciones, que han revolucionado los ambientes y las prácticas corporativas.

Aprende de manera continua – Puede que conozcas la frase “aprendizaje a lo largo de toda la vida” o “life-long learning”, pero eso no significa que seas un aprendiz permanente. Para mantenerte a la delantera, necesitas aprender no sólo de tu área disciplinar, sino de muchas otras. Para ello, podrías inscribirte en algunos cursos de entrenamiento, sin importar si ya has estudiado algo relacionado anteriormente. También podrías participar en alguna comunidad de aprendizaje, en donde se aborden temas de tu interés o simplemente lee artículos relacionados. Mientras más te eduques, más valorado serás en tu equipo.

Por otra parte, no olvides compartir tus nuevos aprendizajes y la información nueva, a la cual accedes. Sin embargo, no compartas sólo por compartir, ten siempre en mente un objetivo transformacional en los demás.

Entrega retroalimentción genuina – Cuando tu jefe, te pida alguna retroalimentación u opinión, responde de manera oportuna y constructiva. Entrega retroalimentación, que verdaderamente sea un aporte al equipo. No valen los comentarios triviales o diplomáticos. Debes enfocarte en temas específicos, en donde exhibas dominio disciplinar y competencial, que generen un cambio transformacional, pues los jefes nunca te preguntarán por preguntar. Ellos siempre buscan evidencias de desempeño. Por tanto, sé cuidadoso a la hora de retroalimentar u opinar.  Ciertamente, evita el sesgo y la autocomplacencia, sólo así destacarás.

Por otra parte, si nadie te pide retroalimentación, siempre habrán los espacios y tiempos para ofrecerla. Este es un claro indicador de los profesionales, que han llegado a la cota superior de la curva de rendimiento.

Nunca procrastines, ni menos presentes excusas – La procrastinación y las excusas son indicadores de irresponsabilidad, desgano, apatía, flojera, inactividad o falta de disposición. A ningún jefe le gusta recibir correos, en los cuales les solicitas nuevos plazos o presentes excusas de cualquier tipo.

Ten en cuenta que las conductas anteriores podrían arruinar tu carrera y tu imagen ante superiores y pares. Ahora bien, si por alguna razón has caído en dichas faltas, sugiero dos simples estrategias:

  • Mantenerte actualizado sobre tu trabajo o tareas. Seguramente, en tu equipo habrá un sistema de comunicación orientado precisamente a que te mantegas informado. No andes preguntando por allí, ni menos pidiendo que alguien te informe.
  • Hacer un listado de prioridades. Claramente, si estás en más de un trabajo, tú eres el único responsable de esa decisión. Esto significa que cada trabajo merece igual dedicación y calidad en su entrega.

Conviértete en un colaborador destacado – Los buenos colaboradores, principalmente, colaboran. A diferencia de otros que trabajan o ejecutan tareas. Ciertamente, estos profesionales están siempre a la delantera, siendo valorados no sólo por sus superiores, sino también por sus pares. Además, siempre los vemos interactuando, contribuyendo en nuevos proyectos y apalancando el cambio. No importa cuán exigente sea tu jefe, debes adaptarte y seguir su ritmo. Normalmente, la industria requiere profesionales con alta adaptabilidad, proactividad y ética laboral.

Entonces, el estar a la delantera no sólo te hará crecer en tu trabajo, sino potenciará significativamente tu carrera profesional, ayudándote a ser un agente efectivo de cambio, tanto en tu vida personal como laboral.

 

El aula inversa: Los desafíos de un modelo de aprendizaje para la era digital

La revolución digital se reconoce como uno de los cambios más notables de los últimos tiempos, con una profunda impresión en la humanidad, luego de la revolución industrial. Este cambio radical se revela en plenitud en una variedad de campos, particularmente, en educación, sociología, psicología, economía, ingeniería, transporte, comunicaciones y salud. El cambio más crítico, que observamos, se relaciona con la estructura, contenido, significado e inmediatez de la información. En educación, la revolución digital nos está obligando a reestructurar los sistemas educativos, proceso que revela la necesidad de actualizar y cuestionar los tradicionales escenarios de enseñanza-aprendizaje, los roles de docentes y discentes, los recursos educativos y, por cierto, la gestión del conocimiento (KM).

Artículo completo

Segundo manifiesto de advertencia a la humanidad

La Unión de Científicos Preocupados (Unión of Concerned Scientists), de la cual formo parte, junto a científicos de más de 184 países, hemos firmado el Segundo Manifiesto de advertencia sobre el estado del plantea. Ya se cumplen 25 años del Primer Manifiesto firmado en 1992, incluyendo a premios Nobel. Para evitar la miseria generalizada causada por el daño catastrófico, que estamos infligiendo a la biosfera, la humanidad debe practicar una alternativa de vida más sostenible desde el punto de vista ambiental que la practicada hasta ahora. El Segundo manifiesto fue recientemente firmado por 15.364 consignatarios, incluyendo a 133 investigadores chilenos (0,86%). Tengo el honor de ser uno de los pocos investigadores en educación chilenos firmantes de tan importante manifiesto.

Seminario Ciudades de Latino América por el Desarrollo Sostenible

Dr. Fernando Vera, EdD participa como expositor apalancando el ODS 4, en Seminario “Ciudades de Latino América por el Desarrollo Sostenible”, en Puerto Montt, encuentro con contó con la participación de stakeholders de América Latina y España y concluyó con un coloquio de mucha cercanía con el Ministro de Desarrollo Social de Chile, Sr. Marcos Barraza.

Acuerdo de París avanzando

El Acuerdo de París se enmarca dentro de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Cambio climático, que establece medidas para la reducción de emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI), a través de la mitigación, adaptación y resiliencia de los ecosistemas a efectos del Calentamiento Global. Su aplicabilidad sería hasta el año 2020, cuando finaliza el Protocolo de Kioto. Este acuerdo está avanzando, pero necesitamos acelerarlo. El progreso es imparable, con más de 160 países implementando planes de acción. Sin embargo, el 80% de la energía que utilizamos en el mundo, aún proviene de combustibles fósiles. Nadie puede quedarse atrás ¡Súmate!, pues se trata de una carrera contra el tiempo.

Membrecía en Association for Experiential Education (AEE)

Motivado por la Teoría del Aprendizaje Experiencial de David Kolb, desde hace cinco años, vengo trabajando y promoviendo el Aprendizaje Experiencial (AE) en mi praxis. Como parte de mi desarrollo en el tema, recientemente, he logrado una membrecía internacional en Association for Experiential Education (AEE), Denver, CO. La educación experiencial cruza todas las disciplinas, ambientes y geografías. Se trata de una filosofía que implica transformar las metodologías e involucrar a los estudiantes en la experiencia directa, fomentando la reflexión para así incrementar los conocimientos, desarrollar competencias, consolidar valores y desarrollar la capacidad de las personas para contribuir a sus comunidades. Este enfoque se utiliza ampliamente en la educación basada en proyectos, educación global, educación centrada en el estudiante, aprendizaje activo, aprendizaje servicio, infusión de competencias blandas y aprendizaje colaborativo, entre otros contextos de aprendizaje formal, informal y no formal.

 

Foro Internacional de Experiencias Universitarias

Participando como expositor en Foro Internacional de Experiencias Universitarias, en Universidad Nacional Villa María (UNVM), Córdoba, Argentina, declarada por la UNESCO como ciudad del aprendizaje. En el encuentro, que contó con la participación de investigadores de América Latina y El Caribe, el Director Vera expuso sobre competencias genéricas para el desarrollo inclusivo y sostenible, bajo el paradigma de la Agenda 2030, señalando que: “Las competencias genéricas son un apalancamiento clave para el desarrollo inclusivo y sostenible, pues entregan herramientas para aprender a lo largo de toda la vida , permitiendo impulsar el pensamiento crítico, adquirir una visión holística y sistémica de los problemas y, al mismo tiempo construir una ciudadanía global”.

En su estadía en UNVM, el Dr. Vera se reunió con diversos investigadores, intercambiando aprendizajes y experiencias sobre la necesidad de fomentar la democratización de la educación superior y la urgencia de relevar la internacionalización del sistema científico en el contexto de las grandes transformaciones, que está experimentando la sociedad actual y que impactarán necesariamente en las próximas generaciones.

Uno de los aspectos que más se destacó del encuentro fue la cercanía de todos los participantes: personas que relevaban el nombre de pila, el respeto y el buen trato, dejando de lado pedigríes y cargos. Naturalmente, esto posibilitó el libre y espontáneo intercambio de experiencias en las áreas de experticia de cada representante. También cabe mencionar la apertura de la Universidad Villa María a las voces de todos, que queda reflejado en su web institucional, en donde se señala que las voces de todos y todas son más importantes que el discurso “oficial”. Comparativamente, en algunos ambientes universitarios chilenos, especialmente en algunas universidades privadas, aún persiste la mirada a corto plazo, el celo profesional y el enfoque tipo “silo funcional” de hacer las cosas, el cual no permite el desarrollo y la libre expresión de las personas. Claramente, en plena vigencia de la Agenda 2030 y la perspectiva de la internacionalización, todo parece indicar que el cambio paradigmático es un factor crítico de éxito, al cual necesariamente deberán sumarse algunas IES privadas chilenas, que mantienen enfoques de operación de la época industrial, cuando sólo importaban las cifras. Hoy, el centro está en las personas. De allí que uno de los mantras preferidos del Dr. Vera sea: “Nadie puede quedarse atrás”.

 

 

Encuentro Internacional de Sustentabilidad Territorial

Participando en II Encuentro de Sustentabilidad Territorial, con amigos/as de Red de Campus Sustentable de Chile (RCS), en Universidad de Talca. Se trató de un hermoso encuentro, en el cual seguimos nutriéndonos sobre el gran desafío de la Agenda 2030. Además, tuvimos los tiempos y espacios para el acercamiento personal, tema central en la estrategia de cambio transformacional.

Los estándares GRI

Sin lugar a dudas, los GRI, del inglés Global Reporting Initiative, representan las mejores prácticas a nivel global para reportar los impactos económicos, ambientales y sociales de una organización. Estos es estándares – modulares e interrelacionados– están diseñados principalmente para ser usados en conjunto a la hora de elaborar reportes de sostenibilidad centrados en temas materiales. Los tres estándares universales son aplicables a cualquier organización que prepare un reporte de sostenibilidad. La elaboración de reportes, conforme a los estándares GRI aporta una perspectiva general y equilibrada de los temas materiales de una organización, de los impactos relacionados y de cómo los gestiona. Las organizaciones también pueden utilizar todos o partes de algunos Estándares GRI para presentar información específica (tomado de: https://www.globalreporting.org).