Barrios sustentables

A modo de contextualización, se entiende por sustentabilidad la capacidad de satisfacer las necesidades de la generación humana actual, sin que esto suponga la anulación de que las generaciones futuras también puedan satisfacer las necesidades propias (Informe Brundtland, 1987). En este sentido, un ciudadano éticamente sustentable cautela el bienestar propio y el de los demás. Contextualmente, los aspectos relacionados con una vida sustentable están normados ampliamente por las Regulaciones y Leyes chilenas relacionadas con el Desarrollo Sustentable. Complementariamente, a nivel local, en Machalí, mi comuna en Chile, en la Región del Libertador General Bernardo O’Higgins, la sustentabilidad está cubierta por el Decreto Alcaldicio 1539 del 24 de Diciembre de 2014 de la Municipalidad de Machalí, Dirección de Medio Ambiente, Ornato y Aseo. Al respecto, conviene recordar lo siguiente:

  • Que, la gestión ambiental local, como un proceso descentralizador y promotor de una amplia participación de la ciudadanía que tiene por objeto asegurar la corresponsabilidad en la toma de decisiones ambientales, es una importante herramienta en la búsqueda del desarrollo sustentable; y
  • Que, los Municipios, al tener como finalidad satisfacer las necesidades de la comunidad local y asegurar su participación en el progreso económico, social y cultural de las respectivas comunas son, junto a la misma comunidad y las agrupaciones civiles, los principales actores dentro de la gestión ambiental local.

En esta macro visión, un barrio sustentable es una comunidad en la cual sus residentes se preocupan, de manera integral, de los aspectos medioambientales, económicos y sociales para producir un mejor entorno ahora y que pueda ser mantenido para las futuras generaciones. Desde esta lógica, existen algunos aspectos básicos que cuidar, tales como, la privacidad, los espacios abiertos, la vegetación, las buenas relaciones entre vecinos, el respecto por la tranquilidad, que todos buscamos y el bienestar, en general, al cual todos aspiramos. Una mirada sustentable también supone eliminar elementos no sustentables, como el ruido ambiente, la basura arrojada al suelo, los escombros o desechos dispuestos inapropiadamente y, en general, los elementos que afean el entorno y, consiguientemente, afectan la calidad de vida de las personas.

Recordemos que un barrio es un espacio en donde sus residentes comparten intereses comunes, relacionados con el tipo de vivienda y estilo de vida. Por consiguiente, podríamos definir el barrio como un área en donde las personas viven cerca o al lado unas de otras. Este formato de comunidad se basa en las interacciones sociales cara a cara de sus residentes, movilizados por el respeto que se deben mutuamente. Ahora bien, desde una perspectiva crítica, transformar un barrio en una comunidad sustentable exige modificar las formas de pensar e interpretar la realidad. En esta lógica, una primera acción sustentable es decidir cambiar ciertas prácticas que afectan la sana convivencia y el bienestar de los vecinos. Para ello se sugiere implementar el siguiente conjunto de estrategias, que podría ayudar a mejorar la calidad de vida en todo barrio sustentable:

  • Organizarse para identificar y resolver los indicadores que afectan la sustentabilidad del barrio;
  • Crear espacios verdes para disminuir el efecto de alta densidad;
  • Instalar centros de reciclaje de residuos domésticos;
  • No arrojar basura, papeles, botellas o cualquier tipo de desperdicio a la vía pública, ya sea por los peatones o a través de algún medio de transporte;
  • Eliminar los tubos de escape de alto ruido en todo vehículo motorizado;
  • Saludar cortésmente a los vecinos, ya sea verbalmente o con algún gesto no verbal;
  • Respetar las horas de merecido descanso de los vecinos; y
  • Familiarizarse con la regulación y legislación chilena para una vida sustentable, entre otras acciones.

En tal sentido, las buenas prácticas reflejan lo que podríamos llamar “la identidad del barrio”, la cual se construye sobre la base de la clase social, estilos de vida, profesiones, el tipo de personas que visitan a nuestros vecinos y las características particulares de quienes residen en un mismo espacio común. La mayoría de estas características diferenciales son identificadas rápidamente por quienes visitan el barrio. Comparativamente, podríamos decir  que “la identidad del barrio” constituye su cultura: Ese pegamento que lo caracteriza. Así, luego de la experiencia de haber visitado un barrio, las personas podrían construir y transmitir para la memoria colectiva, expresiones, tales como, “Ese barrio es muy tranquilo”, “Nadie se mete con nadie”, “Allí hay gente de todo tipo”, “No te recomiendo que te mudes ahí, “Es una buena opción mudarse allí”, “Los vecinos son muy amables”, “Cuidado, allí se trafica marihuana!”, “Una noche observé una pelea en la calle,” Ese barrio es muy seguro”, etc. Estas expresiones podrían afectar positiva o negativamente el prestigio e incluso la plusvalía de un barrio.

Algunos hallazgos sobre los barrios

Según la literatura especializada, los siguientes hallazgos se relacionan con el examen social y demográfico de los barrios:

  • Un barrio que tiene porcentajes altos de residentes, con formación superior, tiende a ser más tranquilo, limpio y ordenado, debido a que en este grupo social se construye mayor cohesión comunitaria.
  • Un barrio que tiene menos habitantes es probable que forme un sentido de comunidad más fuerte. Por ejemplo, los vecinos que desarrollan buenas relaciones se piden entren ellos ayuda para cuidar su casa cuando están ausentes. Este simple hecho contribuye a elevar dicho sentido de comunidad.
  • Un barrio con tasas altas de parejas casadas con hijos parece mantener una cohesión comunitaria más fuerte, debido a que los padres tienen mayores posibilidades de compartir temas en común o encontrarse en su viaje, cuando llevan a sus niños a la escuela.
  • Un barrio con residentes con mayor nivel de formación universitaria es probable que pueda resolver mejor las diferencias individuales relacionadas con los estilos de vida y la sana convivencia. Esto debido a que dichas personas presentan mayores niveles de competencias socioemocionales que otros barrios con residentes con más bajo nivel de formación educativa, con lo cual se elevaría o descendería el grado de satisfacción y felicidad con la opción elegida para vivir, según sea el caso.
  • Los vecinos que tienen malos hábitos o bajos niveles de empatía o respeto por el otro repiten sus patrones de comportamiento al cambiarse de barrio (nivel de adaptabilidad descendido, costumbres enraizadas, etc.).
  • Un barrio presenta un mejor ordenamiento general y más altos indicadores de sustentabilidad si quienes lo conforman y/o dirigen exhiben altos niveles de liderazgo participativo, conciencia social y una alta cuota de proactividad.

Complementariamente, los vecinos que construyen buenas relaciones interpersonales, tales como conocerse entre ellos, aceptar las diferencias y ayudarse mutuamente, desarrollan altos niveles de sentido de comunidad, lo cual contribuye significativamente al bienestar general de los residentes.

Algunas preguntas para al reflexión

Las siguientes preguntas apuntan a tomar conciencia de la problemática de la sustentabilidad en los barrios:

  1. ¿Quiénes son sus vecinos?
  2. ¿Qué hacen sus vecinos?
  3. ¿Cómo se comporta usted y su familia con sus vecinos?
  4. ¿Cómo es su relación con los vecinos del perímetro que rodea su casa?
  5. ¿Sabe usted resolver las diferencias con sus vecinos?
  6. Si sus vecinos no alteran su estilo de vida, ¿altera usted el estilo de vida de ellos?
  7. ¿Se estaciona usted frente a la casa de sus vecinos?
  8. Si recibe visitas, ¿les indica donde estacionarse de manera de no molestar a sus vecinos?
  9. ¿Cuida usted los espacios comunes?
  10. ¿Mantiene usted limpio y ordenado el frente de su casa?
  11. Cuándo usted realiza algún trabajo de jardinería, ¿dónde dispone los desechos que genera?
  12. Cuando usted realiza algún trabajo de construcción, ¿qué hace con los escombros que genera?

Nota: Otras perspectivas del autor pueden encontrarse en Mis Trabajos Académicos, mientras que sus investigaciones deben buscarse en bases de datos científicas (publicaciones indizadas).

Acerca de Fernando Vera

Soy Doctor en Ciencias de la Educación, c/m en evaluación y acreditación. Por sobre todo, me motiva el cambio transformacional de personas y organizaciones.
Marcar el Enlace permanente.